Getting your Trinity Audio player ready...

Estrés, Zona de Confort y Zona de Aprendizaje Productivo

Entenderlos para gestionarlos

 

Lectura 3 minutos

Seguramente has oído hablar de estos tres conceptos: Estrés, Zona de Confort y Zona de Aprendizaje Productivo. Pero… ¿cómo se relacionan entre sí?

Primero veamos qué es cada concepto.

¿Qué es la Zona de Confort?

La zona de confort se describe como un estado psicológico donde una persona se siente en un ambiente familiar, experimentando bajos niveles de ansiedad y estrés, lo que resulta en un rendimiento predecible y estable. Este estado puede estar vinculado a lugares específicos, pensamientos o rutinas habituales que no presentan amenazas ni desafíos significativos.

Según Alasdair A. K. White, la zona de confort consiste en realizar tareas, acciones y pensamientos con la misma rutina de siempre (White, 2009).

Zona de Confort y Estrés. Persona mirando su zona de confort

Zona de Confort y Estrés. Persona mirando su zona de confort

Evaluando la Zona de Confort

¿Es perjudicial permanecer en la zona de confort?

A menudo se nos incita a «salir de la zona de confort» para lograr crecimiento personal y profesional. Sin embargo, no toda permanencia en la zona de confort es negativa; de hecho, la estabilidad y la rutina pueden ser fundamentales para el desarrollo sostenido y la salud mental.

La zona de confort solo se convierte en un problema cuando impide el crecimiento personal o cuando la complacencia bloquea nuevas oportunidades.

Beneficios de la Rutina

La rutina, asociada con la zona de confort, es esencial para la estructura y el avance, proporcionando un marco de seguridad y previsibilidad especialmente beneficioso en tiempos de incertidumbre.

Además, se necesita un cierto ambiente seguro para que las personas realicen cambios necesarios, sin la necesidad de estrés desmesurado.

Aunque cierta incomodidad es necesaria, ayuda a hacer cambios con el deseo de modificarlos y hacerlos confortables.

Evaluando la Zona de Aprendizaje 

La zona de aprendizaje se sitúa entre la conocida zona de confort y la zona de pánico. Representa el espacio donde uno se expone a nuevos desafíos y experiencias que estimulan el crecimiento y el desarrollo personal, pero sin llegar al extremo del estrés que caracteriza a la zona de pánico.

Zona de Confort y Estrés. Zona de Aprendizaje

Zona de Confort y Estrés. Zona de Aprendizaje

Relación entre Zona de Confort, Zona de Aprendizaje y Estrés

La transición de la zona de confort a la zona de aprendizaje implica un incremento moderado de estrés y ansiedad, que es saludable y necesario para el aprendizaje y la mejora de habilidades. Este nivel de estrés, conocido como «estrés eustrésico», es positivo y funcional; promueve la adaptación y el aprendizaje efectivo.

En este contexto, la zona de aprendizaje actúa como un puente que permite una expansión controlada y consciente de nuestras capacidades. En lugar de quedarse estancado en rutinas y comodidades, moverse hacia la zona de aprendizaje implica adoptar desafíos que, aunque pueden ser incómodos inicialmente, son manejables y conducen a un crecimiento significativo.

Por ejemplo, en un entorno universitario o profesional, esto podría significar asumir nuevos proyectos que requieren habilidades que aún no se han dominado completamente, o participar en formaciones y cursos que expandan el conocimiento actual. Este enfoque no solo minimiza el riesgo de estrés excesivo sino que también maximiza las oportunidades de desarrollo personal y profesional.

Zona de Confort y Estrés. Zona de Aprendizaje 2

Zona de Confort y Estrés. Zona de Aprendizaje 2

Cambio dentro de la Comodidad

Considerar los objetivos personales es clave para determinar si se requiere un cambio desde la zona de confort a una zona de aprendizaje. Este cambio no tiene que ser drástico; puede gestionarse de manera que el estrés que surja sea funcional y manejable, evitando los picos de estrés que disminuyen el rendimiento. La curva de estrés demuestra que un cierto nivel de estrés es beneficioso para el rendimiento; sin embargo, demasiado estrés puede ser contraproducente.

Beneficios de la Zona de Aprendizaje

  1. Crecimiento Personal y Profesional: Al enfrentar desafíos que son manejables pero desafiantes, las personas pueden aprender nuevas habilidades y mejorar las existentes.
  2. Resiliencia Aumentada: Aprender a manejar niveles moderados de estrés puede ayudar a desarrollar una mayor resiliencia frente a futuros desafíos.
  3. Innovación y Creatividad: Al salir de la zona de confort y entrar en la zona de aprendizaje, las personas se ven obligadas a pensar de manera diferente, lo que puede fomentar la innovación y la creatividad.

En conclusión, la zona de aprendizaje es crucial para cualquier proceso de desarrollo personal y profesional, facilitando un equilibrio saludable entre comodidad y desafío, y permitiendo a las personas expandir sus horizontes sin caer en los extremos del estrés que inhiben el rendimiento y el bienestar.

 

 

🌐 RECOMENDACIONES

  1. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  2. Libro Estrés Encubierto. Amazon
  3. Libro: INCERTIDUMBRE
  4. Biblioteca Nacional de Medicina, Sitio oficial del Gobierno de Estados Unidos (https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000884.htm). Superar el estrés laboral: MedlinePlus enciclopedia médica .
  5. CURSO GESTRÉS del Instituto del Estrés
  6. Instituto del Estrés
Abrir chat
1
¡Hola! 👋🏻 Estamos felices de que estés aquí en el Instituto del Estrés. ¿Necesitas alguna ayuda? 🤔 Te ayudaremos con mucho gusto. Si hay algo que necesites, no dudes en preguntar 🤗 ¡Estamos aquí para servirte! 🤝