Insatisfacción Laboral y estrés

Insatisfacción Laboral y estrés: una pescadilla que se muerde la cola

Lectura:  1 minuto.

La insatisfacción laboral y estrés se han convertido hoy en día en la pescadilla que se muerde la cola: se alimentan uno a otro, haciendo que ambos crezcan exponencialmente.

Cada vez más se habla de insatisfacción laboral, de deseos de cambio, de acabar con la situación de disgusto, desagrado, desazón, preocupación, pesadumbre, molestia, contrariedad, insatisfacción, decepción, enojo, enfado… que provoca la poca o escasa satisfacción que produce a muchas personas su rutina laboral.

Sin llegar a «La gran renuncia» de 2020 en Estados Unidos, muchas personas están realizando cambios en su vida o en sus formas de ver y entender el trabajo queriendo aplicar lo que sienten a su forma de trabajar.

Sin esos cambios, la insatisfacción laboral y estrés seguirán siendo esa  pescadilla que se muerde la cola, que nos ahoga, que nos asfixia, y que no nos permite el tan ansiado bienestar.

Y lo malo es que en muchas ocasiones provocan absentismo y bajas laborales por la incapacidad de sobrellevar la situación.

 

Insatisfacción Laboral y estrés, la pescadilla que se muerde la cola.png

Insatisfacción Laboral y estrés, la pescadilla que se muerde la cola.png

Definición y Causas

La insatisfacción laboral se refiere al descontento que un trabajador/a experimenta en relación con su trabajo, lo cual suele ser provocado por una variedad de factores como condiciones de trabajo inadecuadas, falta de reconocimiento, o desequilibrio entre el esfuerzo personal y la recompensa recibida. Esta insatisfacción puede manifestarse como falta de interés por el trabajo, disminución en la motivación, y aumento en el nivel de estrés.

Por otro lado, el estrés lleva también a la insatisfacción laboral, ya que el estrés y la tensión con los que se vive la jornada laboral, no permite disfrutar del propio trabajo.

Consecuencias para la persona

En una situación de estrés e insatisfacción laboral, estos dos aspectos se retroalimentan, provocando un cóctel que lleva al estrés crónico y el deterioro físico, emocional y mental de la persona, situación que no puede mantenerse en el tiempo, ya que, en un momento u otro del proceso, la persona entrará en colapso.

Y, al igual que en casos extremos de estrés, la insatisfacción lleva a condiciones de salud mental deterioradas, como depresión o ansiedad.

Insatisfacción Laboral y estrés, la pescadilla que se muerde la cola 2

Insatisfacción Laboral y estrés, la pescadilla que se muerde la cola 2

Consecuencias para la empresa

Los efectos de la insatisfacción laboral no solo se limitan al ámbito personal, sino que también impactan negativamente en la productividad de la empresa. Puede conducir a un aumento del absentismo, una mayor rotación de personal, y una disminución en la calidad del trabajo realizado.

Por otro lado, sabiendo que el estrés se contagia hasta en un 40%, una sola persona en esta situación puede actuar como un virus que infecta al resto de la plantilla que esté a su alrededor.

 Palabras clave

  • Baja por Estrés Laboral
  • Carga de Trabajo
  • insatisfacción Laboral

 

 

🌐 RECOMENDACIONES:

  1. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  2. Libro Estrés Encubierto. Amazon
  3. Libro: INCERTIDUMBRE

Baja por Estrés Laboral. Qué es y cuándo solicitarla

Baja por Estrés Laboral. Qué es y cuándo solicitarla

Lectura:  1 minuto

 

Baja por Estrés Laboral ¿Qué es y cuándo solicitar la baja por estrés?

Muchas veces no sabemos qué significa la baja laboral debido al estrés, cómo solicitarla o por qué se produce.
Veamos algunas aclaraciones de forma muy sencilla.

La baja por estrés laboral se define como un período durante el cual un empleado/a se ausenta del trabajo debido a estrés psicológico severo causado por el entorno laboral.

Este tipo de baja es reconocido legalmente y puede ser solicitado cuando el estrés impide que el trabajador/a  o trabajador/a a desempeñe sus funciones de manera efectiva.

Es importante diferenciar si el estrés es causado por el trabajo o por factores personales, ya que esto determina el tipo de baja a solicitar. Si es directamente relacionado con el trabajo, se tramita como una contingencia profesional.

 

Proceso para Solicitar la Baja  por Estrés Laboral.

Para iniciar el proceso, es necesario que un profesional de la salud evalúe al trabajador/a /a y determine que su estado de salud mental es consecuencia directa de su actividad laboral. Así, el trabajador/a debe presentar un informe médico en el departamento de recursos humanos de su empresa, detallando la necesidad de ausentarse del trabajo.

 

Baja por Estrés Laboral. Qué es y cuándo solicitarla

Baja por Estrés Laboral. Qué es y cuándo solicitarla

Considerando la Baja por Estrés

¿Cuándo es necesaria una intervención seria?

En casos donde el estrés laboral se convierte en un impedimento constante para la salud y bienestar, considerar una baja por estrés laboral es una opción viable. Esto permite a la persona tomar un respiro al alejarse del ambiente laboral estresante y buscar tratamiento y recuperación adecuados.

Sin embargo, si la persona solo se toma un tiempo y no recurre a aprendizaje de cómo afrontar el estrés (bien con nuestro programa GESTRÉS o con ayuda de tratamiento psicológico adecuado), cuando vuelva a su puesto de trabajo, es más que probable que su antigua rutina laboral, aquella que le llevó a una situación insostenible de estrés, vuelva a aparecer, vuelva a ser su hábito, y en poco tiempo, la situación de la que quiso escapar, vuelva a atraparle.

 

Relación entre carga de trabajo y baja por estrés laboral

Impacto del Exceso de Tareas

Una carga de trabajo excesiva es uno de los principales factores que contribuyen al estrés laboral, y por ende, cuando es en exceso e imposible de gestionar por la persona, provoca una baja laboral por estrés.

Por otros lado, antes de que el estrés laboral nos lleve a producir una baja laboral, es importante conocer que el estrés afecta a la salud física, emocional y mental del empleado/a, y que en numerosas ocasiones llevar a un incremento en el absentismo y una reducción en la productividad y calidad del trabajo.

 

Estrategias de Manejo

Por eso, es fundamental para aprender a gestionar la carga de trabajo efectivamente. Esto incluye la priorización de tareas, el establecimiento de límites claros con los/las superiores sobre las expectativas de trabajo, y el uso de técnicas de manejo del tiempo, formación en gestión de la presión.

Adicionalmente, las empresas deben asegurarse de asignar recursos adecuados y proporcionar apoyo a las personas que en ellas trabajan, para prevenir el sobrecargo y el estrés resultante .

 

🌐 Fuentes

  1. insst.es – Estrés laboral
  2. issuu.com – Guía 1: El Estrés Laboral (causas, proceso y consecuencias)
  3. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  4. Libro Estrés Encubierto. Amazon

Emprender y curva del estrés

Emprender y curva del estrés

Lectura:  2 minutos

La aventura de emprender es un viaje emocionante pero a menudo cargado de estrés.

La conocida ‘curva del estrés’ es un testimonio gráfico de cómo nuestras reacciones al estrés pueden pasar de ser motivadoras a abrumadoras.

Al principio, un nivel saludable de estrés – conocido como eustrés – puede impulsar la productividad y agudizar la creatividad, fomentando el entusiasmo y la energía que son esenciales al lanzar una nueva empresa.

Sin embargo, la ley de Yerkes-Dodson, que representa la curva del estrés, advierte que hay un punto de inflexión. Más allá de este pico óptimo, el estrés puede convertirse en ‘distrés’, con efectos perjudiciales. Y, este estrés puntual, mantenido en el tiempo, puede desencadenar en estrés crónico.

Emprender y estrés. La curva del estrés

Emprender y estrés. La curva del estrés

Emprender: Sisifemia, burnout, stresslaxing o agotamiento emocional

Por otro lado, quien emprende, puede sufrir sisifemia (el cansancio del incansable), el síndrome de burnout (quemarse con el trabajo al no ver los resultados tan rápido como esperaba), o stresslaxing (no poder relajarse y estresarse aún más por ello), entre otros efectos relacionados con el estrés.

El agotamiento emocional y una sensación de ineficacia cuando se trabaja por metas que no llegan resulta además acompañado en muchas ocasiones por «la soledad del emprendedor» o «la soledad del empresario», lo cual agraba aún más su nivel de estrés.

Por lo tanto, para el emprendedor, mantenerse en la ‘zona de eustrés’ es crucial para el éxito sostenido.

Mientras que el estrés no puede – y no debe – eliminarse por completo, la autogestión y la conciencia pueden ayudar a los emprendedores a navegar por la curva del estrés con más eficacia. Las herramientas para evitar caer en el abismo del agotamiento incluyen la definición de límites claros y la incorporación regular de pausas y técnicas de relajación o el movimiento corporal.

Emprender y estrés. La curva del estrés Mantener el estrés a raya

Emprender y estrés. La curva del estrés Mantener el estrés a raya

Emprender y mantener el estrés a raya

Por eso, para que los emprendedores y las emprendedoras puedan mantener el estrés a raya y operar dentro de la ‘zona de eustrés’, aquí hay diez recomendaciones realistas, prácticas y profesionales que puede implementar:

  1. Establecer límites claros: separar el tiempo de trabajo del tiempo personal para prevenir el agotamiento.
  2. Priorización: identificar las tareas más críticas y delega las demás cuando sea posible.
  3. Ejercicio regular: el ejercicio físico es esencial para aliviar la tensión y mejorar la claridad mental.
  4. Técnicas de relajación: incorporar alguna práctica que permita relajarse frecuentemente para manejar la ansiedad y el estrés diario.
  5. Autocuidado consistente: no descuidar el bienestar es fundamentar; en este sentido, el descanso, la nutrición y el disfrute son fundamentales.
  6. Red de apoyo: construir una red de apoyo con otros emprendedores para compartir experiencias y consejos.
  7. Tiempo para la reflexión: dedicar tiempo a la reflexión personal para alinear objetivos y motivaciones.
  8. Celebrar pequeños éxitos: reconocer y celebrar logros menores puede mejorar la moral y reducir la presión.
  9. Capacitación en manejo del estrés: invierte en formación propia (y del equipo, si lo tuviese) sobre cómo gestionar el estrés eficazmente. Aquí recomendamos el curso GESTRÉS -como no podía ser de otra manera-.
  10. Consulta profesional cuando sea necesario: no hay que temer buscar ayuda de profesionales de la salud mental si se siente que el estrés se vuelve inmanejable.

Estas recomendaciones no solo buscan optimizar el rendimiento profesional, sino también preservar la salud y el bienestar integral del emprendedor/a, asegurando así una trayectoria sostenible y gratificante en el mundo del emprendimiento.

 

🌐 Fuentes

  1. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  2. Libro Estrés Encubierto. Amazon

Baja por Estrés laboral y sentimientos

Baja por Estrés laboral y sentimientos

Cómo se siente una persona que coge la baja por estrés laboral.

Lectura 3 minutos

 

Cuando una persona se ve obligada a solicitar una baja por estrés laboral, no es sólo una pausa en su carrera; es un momento de inflexión personal, lleno de introspección y emociones encontradas.

Este período a menudo viene marcado por un coctel de sensaciones que abarcan desde el alivio hasta la inquietud por el futuro. Es un espejo que refleja no solo las presiones del ambiente de trabajo, sino también las expectativas internas y el diálogo interno de la persona afectada.

Montaña rusa emocional. Baja por estrés

Montaña rusa emocional. Baja por estrés

La montaña rusa emocional ante una baja por estrés laboral

Al principio, puede sentirse un profundo alivio al escapar de las garras de un horario exigente y un entorno tóxico. Sin embargo, este alivio puede verse rápidamente nublado por la ansiedad sobre la percepción de los demás y el temor a ser visto como incapaz o débil.

La baja por estrés laboral también puede exponer la vulnerabilidad del individuo, llevándolo a cuestionar su competencia y su lugar en el mundo profesional.

Cuando los días avanzan, puede surgir una sensación de aislamiento. La rutina diaria de interactuar con colegas y participar en proyectos significativos se desvanece, dejando un vacío que puede ser difícil de llenar. Este aislamiento puede provocar reflexiones profundas sobre su carrera, sus relaciones y su salud mental y física.

Al adentrarse en el silencio que deja el alejamiento del bullicio corporativo, una persona en baja por estrés laboral puede enfrentarse al eco de sus propios pensamientos y preocupaciones. En el vacío de la agenda usualmente apretada, surge espacio para la introspección, a menudo llevando a una reevaluación de prioridades y objetivos personales y profesionales. Este proceso, aunque potencialmente transformador, puede ser desorientador, pues desafía la identidad forjada en torno a la profesión y el rendimiento.

Imagen montaña rusa Emocional por el estrés

Imagen montaña rusa Emocional por el estrés

 

La ausencia por estrés laboral se prolonga

A medida que la ausencia se prolonga, la preocupación por el impacto de esta pausa en la trayectoria profesional se intensifica: ¿seguiré en el mismo puesto? ¿Estarán mis tareas aún pendientes? ¿Recordaré cómo realizarlas? ¿Voveré a recaer?… La duda sobre cómo será el regreso al trabajo y si el lugar que se dejó estará aún disponible puede ser, a su vez, una fuente constante de ansiedad. La lucha interna entre la necesidad de recuperación y el impulso de mantenerse productivo puede crear una disonancia que dificulta el proceso de sanación.

La recuperación de una baja por estrés laboral es, por tanto, no solo física sino también psicológica. El periodo de descanso podría utilizarse para aprender estrategias de manejo del estrés y cómo implementarlas, así como para establecer un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida personal.

Al final de este camino introspectivo, la esperanza es que la persona no solo vuelva al trabajo recuperada sino también con una nueva perspectiva que fomente un entorno de trabajo más sano y sostenible.

La experiencia puede dejar una huella duradera,
siendo a la vez un recordatorio de las vulnerabilidades humanas y
una oportunidad para la fortaleza y
el crecimiento personal.

10 emociones comunes que se experimentan con una baja por estrés laboral

10 emociones con una baja por estrés laboral 1

10 emociones con una baja por estrés laboral 1

Analicemos la una amplia gama de sentimientos complejos y a menudo contradictorios que puede experimentar una persona que coge la baja por estrés laboral. Aquí hay diez emociones comunes que se experimentan:

  1. Alivio: Por poder tomar una pausa de un entorno laboral que le está causando angustia.
  2. Culpa: Por sentir que está abandonando sus responsabilidades o dejando a sus colegas con más trabajo.
  3. Ansiedad: Sobre la posibilidad de perder el respeto de sus colegas o preocupaciones acerca del regreso al trabajo.
  4. Inseguridad: Acerca de su futuro profesional y estabilidad en el trabajo.
  5. Desamparo: Sentirse incapaz de afrontar las exigencias del trabajo o de mejorar su situación.
  6. Frustración: Por no haber podido manejar la situación que llevó a la necesidad de una baja.
  7. Soledad: Puede sentirse aislado de sus compañeros de trabajo y de la rutina normal de su vida.
  8. Tristeza: Por sentir que su situación laboral no ha cumplido con sus expectativas o deseos.
  9. Desesperanza: Frente a la posibilidad de que las cosas no mejoren, o temor a que el estrés regrese al reincorporarse.
  10. Determinación: Para recuperarse y hacer cambios positivos en su vida y en su entorno laboral para evitar futuras situaciones de estrés.

Estos sentimientos pueden variar de una persona a otra y pueden cambiar con el tiempo durante el período de la baja. Es crucial que durante este tiempo se busque apoyo emocional y profesional cuando sea necesario.

Para cerrar, tomar una baja por estrés laboral es una señal clara de que es hora de repensar y recalibrar. Puede ser el punto de partida para un cambio significativo en la manera de trabajar y vivir. Al final del día, esta pausa no deseada puede transformarse en una oportunidad invaluable para crecer y volver al trabajo con una nueva perspectiva, más fuerte y con mejor equilibrio entre la vida laboral y personal.

 

10 emociones con una baja por estrés laboral 2

10 emociones con una baja por estrés laboral 2

Reflexionemos:

  1. ¿Cómo puedo identificar las señales de estrés antes de que se vuelvan abrumadoras?
  2. ¿Qué actividades me brindan paz y cómo puedo incorporarlas en mi vida diaria?
  3. ¿Cómo puedo mejorar la comunicación con mis colegas y supervisores para crear un ambiente de trabajo más saludable?
  4. ¿De qué forma pueden mis valores personales y profesionales alinearse mejor para reducir el estrés laboral?
  5. ¿Qué cambios puedo hacer en mi estilo de vida para fortalecer mi resiliencia al estrés?
  6. ¿Cómo puedo gestionar mejor las expectativas propias y ajenas en el trabajo?
  7. ¿Qué estrategias de autocuidado puedo utilizar durante los momentos de alta presión laboral?
  8. ¿Cuáles son las fuentes de apoyo en las que puedo confiar cuando siento estrés?
  9. ¿Qué he aprendido de esta experiencia que puedo aplicar en el futuro para evitar el estrés, la sisifemia, el burnout o el stresslaxing?
  10. ¿Cómo puedo redefinir el éxito profesional para que no esté vinculado únicamente a la productividad y el rendimiento?

 

🌐 Fuentes

  1. insst.es – Estrés laboral
  2. issuu.com – Guía 1: El Estrés Laboral (causas, proceso y consecuencias
  3. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  4. Libro Estrés Encubierto. Amazon

5 motivos externos de estrés laboral

5 motivos externos de estrés laboral

Lectura:  2 minutos.

El estrés laboral es un fenómeno cada vez más común que afecta a empleados/as en diversos sectores.

El principal motivo por el que nos estresamos es lo que pasa por nuestra cabeza. Es decir, cómo procesamos las cosas: qué pensamos de ellas, qué conclusiones sacamos, cómo las calificamos. Este es el motivo interno, el que provoca todo lo demás.

Sin embargo, también hay motivos externos. Hay 3 tipos de personas con respecto al estrés. En el caso de gran parte de las personas, los motivos internos, es decir, lo que piensan de lo que está sucediendo, es lo que provoca su gran estrés.
En otros casos, otro grupo de personas, su estrés está provocado por motivos externos: sus condiciones laborales, la presión de sus tareas y responsabilidades….

Y otro grupo de personas no quieren afrontar estos motivos internos, o no son capaces de verlos. Y, por este motivo, pone su foco en los motivos externos.

 

3 orígenes del estrés.

Tal y como explicábamos en el artículo «3 tipos de personas según el origen del estrés«,hay
3 tipos de personas dependiendo del origen de su estrés.

    1. Las personas que tienen estrés por motivos internos, es decir, que su estrés está producido por lo que piensan de lo que está sucediendo.
    2. Las personas que tienen estrés provocado por motivos externos: sus condiciones laborales, carga de trabajo, la presión de sus tareas y responsabilidades…. produciendo además insatisfacción laboral e incluso baja por estrés.
    3. Las personas que no quieren afrontar estos motivos internos, o no son capaces de verlos, y, por este motivo, pone su foco en los motivos externos.

Así, quienes tienen como causa las causas externas, tienen unos motivos principales. Veamos 5 de los motivos externos que suelen causar estrés en el ambiente laboral

5 motivos externos que causan estrés en el ambiente laboral.

5 motivos externos que causan estrés en el ambiente laboral.

Los 5 motivos externos que causan estrés en el ambiente laboral.

Atendiendo solo a los factores externos que provocan estrés, sabemos que el estrés laboral es una respuesta compleja a factores ambientales que sobrecargan la capacidad de una persona para enfrentar las demandas de su entorno de trabajo. Profundicemos en los cinco motivos externos que comúnmente inducen este estado en los empleados/as:

1. Excesiva carga de trabajo

Excesiva carga de trabajo: No es inusual que los trabajadores/as se enfrenten a volúmenes de trabajo que exceden su capacidad para manejarlos de manera efectiva. Esto a menudo se agrava por plazos poco realistas y la falta de recursos adecuados, lo que lleva a horas de trabajo prolongadas y a un desgaste progresivo. La continua expectativa de «hacer más con menos» puede disminuir la calidad del trabajo y la satisfacción laboral, generando un círculo vicioso de trabajo incesante y fatiga crónica.

2. Falta de apoyo personal y profesional

Falta de apoyo personal y profesional: El aislamiento y la desconexión de los colegas y supervisores pueden intensificar los sentimientos de inseguridad y falta de valoración. El apoyo en el trabajo no solo se refiere a la asistencia en tareas específicas sino también al respaldo emocional y a la orientación profesional. La carencia de una red de apoyo robusta en el trabajo limita las oportunidades de desarrollo y puede conducir a una baja moral y compromiso con la empresa.

Estrés laboral. El abismo

Estrés laboral. El abismo

3. Inseguridad laboral

Inseguridad laboral: La incertidumbre económica y las reestructuraciones frecuentes pueden provocar un temor constante a la pérdida del empleo. Esta inseguridad crónica actúa como un estresor constante que afecta no solo la salud mental y física del empleado/a sino también su productividad y lealtad a la organización.

4. Malas relaciones laborales

Malas relaciones laborales: Interacciones conflictivas o ambientes laborales cargados de hostilidad y competencia desleal son factores estresantes importantes. Estas circunstancias pueden desencadenar respuestas de lucha o huida, lo que no solo afecta al clima laboral, sino que también impide la cooperación y cohesión de equipo necesarias para el éxito colectivo.

5. Desequilibrio entre trabajo y vida personal

Desequilibrio entre trabajo y vida personal: Cuando el trabajo consume tiempo y energía -que de otra manera se dedicarían al descanso y a la vida personal-, el equilibrio se ve amenazado. Este desequilibrio puede reducir la capacidad de recuperación de la persona, limitar su tiempo de calidad con la familia y amigos, y disminuir su bienestar general.

 

Estos factores no solo afectan el bienestar emocional y físico de las personas, sino que también pueden disminuir la productividad y la satisfacción laboral general.

🌐 Fuentes

  1. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  2. Libro Estrés Encubierto. Amazon

Estrés y Productividad. 10 razones para el estrés de las tareas poco productivas o improductivas. 

Estrés y Productividad. 10 razones para el estrés de las tareas poco productivas o improductivas. 

Lectura:  2 minutos.

Estrés y Productividad. Sabemos que están muy relacionados. Sin embargo…

  • ¿Cuántas veces reflexionamos en cómo nuestro estrés afecta a la productividad?
  • ¿Cuántas veces pensamos en cómo las tareas poco productivas o improductivas nos generan emociones que nos conducen al estrés?

Muchas veces, una excesiva carga de trabajo a menudo conlleva la realización de actividades apresuradas y de bajo valor, lo que reduce la eficiencia y el sentido de logro personal, y nos produce una gran cantidad de estrés.

Además, dedicar tiempo a tareas improductivas en el trabajo alimenta un ciclo de insatisfacción y desgaste, frustración.

Por otro lado, este tipo de tareas improductivas de manera continuada puede conducir a una baja por estrés laboral, ya que la constante presión para completar labores que se sienten infructuosas afecta negativamente la moral y la motivación del empleado/a.

Es decir, las labores improductivas afectan a la Productividad y al Estrés, afectando a la eficiencia de la empresa y también al bienestar emocional y mental de las personas.

También, sentir que no se contribuye adecuadamente, que no realiza tareas importantes, que no se valora su contribución… lleva a las personas a sufrir el síndrome del quemado (burnout), lo que muchas veces conlleva una incapacidad temporal para trabajar debido al estrés.

Esta situación afecta la curva del estrés de un individuo; y en lugar de picos de estrés puntuales seguidos de momentos valle de recuperación, la acumulación de tareas improductivas mantiene a la persona en un estado de estrés continuo; es decir, un estrés crónico alto, sin la oportunidad de recuperación, vital para mantener un equilibrio saludable y una buena salud mental.

Productividad y estrés

Productividad y estrés.

Por todo ello, las tareas improductivas generan un estrés innecesario, un estrés que perjudica gravemente a las personas y al rendimiento general de una empresa.

Las tareas improductivas nos desgastan y nos generan estrés. 10 razones.

Aquí desglosamos diez razones por las que esto ocurre:

  1. Reducción de la efectividad: Las tareas improductivas disminuyen la efectividad general, ya que empleados/as de valía emplean su tiempo en labores que no contribuyen al crecimiento de la empresa.
  2. Impacto en la salud mental: La falta de propósito y reconocimiento asociados con las tareas improductivas puede conducir a problemas de salud mental como el estrés y la ansiedad.
  3. Sensación de estancamiento: Cuando los trabajadores/as dedican tiempo a tareas que no aportan valor, pueden sentir que su desarrollo profesional está estancado.
  4. Desperdicio de talento: Los empleados/as pueden experimentar frustración al no poder aplicar sus habilidades y talentos en áreas más productivas de la empresa.
  5. Impacto en la motivación: La monotonía y la falta de desafío inherente a las tareas improductivas pueden mermar la motivación de las personas en su trabajo.
  6. Aumento de la carga de trabajo: A menudo, las tareas improductivas se suman a la carga de trabajo regular, aumentando el volumen sin un beneficio claro.
  7. Afectación del clima laboral: El tiempo invertido en actividades improductivas puede deteriorar el clima laboral y la cultura de la empresa.
  8. Menoscabo de la creatividad: El tiempo y la energía malgastados en tareas infructuosas repercuten negativamente, llegando a desmotivas y agotar la capacidad creativa de los empleados/as.
  9. Pérdida de enfoque en objetivos clave: Las tareas improductivas pueden desviar la atención de los objetivos estratégicos importantes de la organización.
  10. Conflictos interpersonales: La insatisfacción con las tareas puede generar conflictos entre colegas, superiores y con la gerencia, especialmente si se percibe una distribución desigual de trabajo productivo.

Reducir las tareas improductivas no solo es beneficioso para reducir el estrés laboral y cuidar la salud mental de los trabajadores/as, sino que también es esencial para la eficiencia operativa y la salud organizacional de cualquier empresa.

🌐 Fuentes

  1. Libro Estrés Encubierto: El síndrome silencioso que amenaza sin darnos cuenta
  2. Libro Estrés Encubierto. Amazon
Abrir chat
1
¡Hola! 👋🏻 Estamos felices de que estés aquí en el Instituto del Estrés. ¿Necesitas alguna ayuda? 🤔 Te ayudaremos con mucho gusto. Si hay algo que necesites, no dudes en preguntar 🤗 ¡Estamos aquí para servirte! 🤝